Río Ebo y Girona en La Marina - Alicante 1

En nuestra zona, gozamos del emblemático y particular río Girona, que nace sobre los 637 metros de altitud, por la confluencia de las correntías y pequeños torrentes de las partidas de la Solana, les Forques, la Adsubieta y el Carrascalet, así como de otros nacimientos de agua del barranco de Fontblanca, en el término de la vecina población de Alcalá de la Jovada, y durante su recorrido hacia el mar, se le adhieren varios torrentes de la Sierra de la Carrasca. Tiene una extensión aproximada de 32 a 40 Km., según del punto en que tomemos su nacimiento.

 

Su cuenca está integrada en el acuífero de Mediodía, cuyas características hidrogeológicas son de formación Creático Superior-Mioceno de Litología Dolomítico-calizo, discurriendo por terrenos permeables de naturaleza calcárea y textura floja que contribuyen a la recarga natural de los acuíferos del valle de la Rectoría, con una extensión aproximada de 105 Km2, diferenciados en dos sectores; de su nacimiento hasta la presa de Isbert, su cuenca es de 57 Km2, y de la presa al mar 48 Km2, separando la Sierra de Mediodía “Migdia”, Resingles, Cabal y Segaria, de la Sierra de la Carrasca, el Collao, Cavall Vert y el Penyó o Penyal de Laguar. En su recorrido cruza los Valles de Alcalá, Ebo, Laguar, Orba, la Rectoría donde cultivamos nuestras naranjas hasta llegar a su parte baja, donde transcurre por las poblaciones de Beniarbeig, Vergel, el Poblets y Dénia.

 

El cauce de los ríos

 

Su cauce goza de toda una serie de grandes espacios naturales de gran valor ambiental y etnográfico, de extraordinaria belleza y espectacularidad, con amplias zonas de abundante vegetación, en las que abundan palmitos, cañaverales y adelfas rojas. Las margas miocenas de su acuífero y el desnivel que presenta el Girona desde su nacimiento hasta el embalse de Isbert, facilitan una rápida llegada de las aguas a su cauce. Durante su recorrido también va recogiendo las aguas de pequeños manantiales: como las procedentes del Barranc del Salt, del Penyal Gros, y dels Llombos, así como las de varias fuentes de aguas cristalinas, destacando: cerca de la población de Ebo, la Font del Chili; la Font de Reinós al noroeste de Benimaurell, la Font del Camusot; la Font dels Olbis, al este de Benimaurell en dirección a Castell de Castells; la Font Grossa a la salida de Fleix, font del Gel y de la font de Campell; la Font de Fontilles, que nace en Residencia Sanatorio San Francisco Borja de Fontilles y la Font d´Isbert, y así como las demás fuentes de la Rectoría.

 

El Girona, desde la salida de Ebo hasta la Cova Santa, se encaja profundamente creando el impresionante Barranc de l’Infern o Barranc de Greger, formado esencialmente por la misma acción erosiva del agua, destacando del mismo, su espectacular y formidable roca caliza de color blanquecino y la majestuosidad de sus gorgas, su orografía concentra multitud de resaltes, pequeños rápeles y marmitas trampa. Este Barranc de L’Infern, unido al Barranc dels Llidoners, Barranc dels Racons, Barranc de la Corredora, Barranc del Salt o de Fleix y Barranc dels Oms de la cuenca del Girona, constituyen por si mismos uno de los enclaves más espectaculares y agrestes de la provincia de Alicante. A partir de la zona comprendida entre la Font de Reinós y la garganta de la presa d´Isbert, su cauce se va estrechando progresivamente hasta formar una grieta o quebrada muy estrecha de elevadas paredes a modo de pasadizo, no alcanzado en algunos tramos los dos metros de anchura, terminando con la cerrada del embalse del pantano, ubicado en una zona que cuenta con unas magnificas condiciones de seguridad y robustez.

 

Pantano inacabado

El vaso que forma el inacabado pantano, tiene aproximadamente una superficie de lámina de agua de 8 hectáreas y su capacidad original era de algo más de 1 hm3, con un terreno de carácter permeable que lo inhabilita para su regulación superficial, pese a ello es altamente beneficioso, ya que después de importantes lluvias almacena durante varios días el agua en su vaso, que posteriormente de forma gradual la filtra a través del subsuelo, contribuyendo con su escorrentía subterránea a la recarga de los acuíferos.

 

El Girona después de la presa del pantano d´Isbert en la Vall de Laguar, continua hacia el mar por el valle de Orba, circunda el valle de la Rectoría formada por los pueblos de Tormos, Sagra, Ráfol d´Almúnia, Benimeli y Sanet y Negrals, separándolos del término de Benidoleig y finalmente después de atravesar los poblaciones de Beniarbeig, Ondara, Vergel y els Poblets “Setla, Miraflor y Mirarosa”, desemboca en el Mediterráneo en la Punta de l’Almadraba, formando linde natural entre las poblaciones de Dénia y els Poblets. En las proximidades de su desembocadura al mar ha constituido por mucho tiempo una zona semipantanosa.

Leave a Reply